Paquita Cardona Roig - Va de trenes

 

Ultima Hora, 19 de diciembre de 2007

 

Estos últimos meses hemos estado oyendo el malestar que había en Cataluña por culpa de Renfe: retrasos, averías... hasta llegar a interrumpir las líneas de cercanías más concurridas y todo por culpa de unas obras, que son del AVE, de acuerdo, pero antes tendrían que haber previsto elegir un recorrido menos problemático.

Lo cierto es que quienes no somos usuarios habituales ni de cercanías ni de grandes líneas podemos llegar a pensar que se trata de un problema puntual, muy molesto eso sí, pero no es realmente así. La historia empieza una víspera de puente, en Madrid. Pocos viajeros para lo que sería previsible en la estación. Un tren, que se dirige a Segovia, y que, para empezar, ya sale con retraso. Lo más anecdótico, sin embargo, no es esto sino que al llegar a mi estación a alguien se le olvida abrir las puertas. Genial.

Como al final todo se acaba solucionando, una estación más tarde me las tuve que ingeniar para volver a la anterior con la inestimable ayuda de alguien que, casualmente, pasaba por allí. Este incidente no pasaría de ser un fallo puntual si no fuese porque, al día siguiente, el mismo tren tampoco abrió sus puertas en esa estación.

Esta vez sí había más viajeros en el tren que tuvieron la brillante idea de accionar la a alarma de modo que, bronca mediante, el tren tuvo que volver a la estación. A mí, que me gusta el transporte público, este tipo de fallos me lleva a pensar si no serán más listos los que optan siempre por desplazarse en su vehículo particular, ajenos a los inconvenientes que pueden ocasionar estos retrasos, que se intentan solucionar saltándose estaciones cuando hay pocos usuarios a ver si suena la flauta y ninguno protesta.

Lástima que nos haya tocado vivir en un país tercermundista en tantos aspectos. No es de extrañar que haya tanto "quejica" por ahí.

 

Artículos y poemas de Paquita Cardona Roig...

Ferrocarril y ferrocarriles...