Pau Sarradell - Libertad de movimento

 

(Ultima Hora, FDS, 19 de diciembre de 2003)

 

Ya hacía mucho tiempo que ni siquiera intentaba encontrar aparcamiento en la calle de casa. El uso racional del coche pasa por no ocupar las calles dando vueltas, arriba y abajo, buscando una improbable plaza de aparcamiento. Y la salud mental también pasa por ahí. Así tengo por costumbre dejar el coche al parking de detrás de Correos. Más o menos a cuatrocientos metros de casa. Una buena excusa para caminar un poco. Mens sana in corpore sano. Pero el otro día, cuando volvía a Vila, me encontré mi aparcamiento favorito cerrado. Se montará en él la carpa para la verbena de fin de año. (Ya sabéis, la historia entre el ayuntamiento de Vila y el Consell: ah, lo sentimos mucho, el recinto ferial ya lo tenemos cogido, habréis de hacer vuestra fiestecita en otra parte). Desconcertado, dirigí mis ruedas hacia la calle de casa, dando una buena vuelta, porque la avenida de España está cerrada por obras y necrópolis. Y encontré dónde dejar mi vehículo, justo debajo de casa, pero unos cartelitos me indicaban que lo habría de mover de allá antes de las siete de la mañana del día siguiente, que lo habían de pintar todo de azul.

Resumiendo: avenida de España cerrada, la Marina y el paseo de Vara de Rey que no hay manera de saber el sentido de la marcha, una calle - que no recuerdo cómo sa llama - llena de tubos inmensos, un aparcamiento disuasorio cerrado, calles cerradas para pintarlos de azul. Resumen del resumen: muy mal.

Siguiendo con la odisea, aproveché la oscuridad de la noche para cambiar el coche de sitio y que no se lo llevase la grúa municipal a las siete y un minut de la mañana. Tuve suerte. En cinco minutos había aparcado en un lugar fuera de peligro. O eso pensava porque cuando quise volver a coger el coche había otro en doble fila. Veinticinco minutos se estuvo! Pero, por fortuna, veinticinco minutos dan para muchas cosas. Meencontré con unos viejos amigos, nos tomamos un vaso de vino y estuvimos hablando un rato. Yo mientras tanto miraba fuera del bar, esperando mi libertad de movimiento.

Artículos ajenos...

Textos en otros idiomas...

Movilidad...

Movilidad - Artículos ajenos...

Movilidad - Eivissa...