Pau Sarradell - Queremos TGV

 

 

(Ultima Hora, 15 de marzo de 2002)

(Traducción castellana de Juan Manuel Grijalvo)

 

Es una necesidad. En Eivissa necesitamos Tren de Gran Velocidad (AVE, si no os agrada la denominación genérica). Hemos de estar bien conectados con el resto de Europa.

Ya me lo imagino. La estación se podría construir delante del recinte ferial o del futuro centro de las artes. Habría de ser una pieza de arquitectura innovadora, y alta como una catedral gótica, así, de paso, escondería un poco la central eléctrica. El trazado de la vía tiraría hacia Portmany y desde allá bajaría por el túnel submarino que llegaría a Denia, que sería el punto de conexión con el resto de la red europea.

Ya lo sé. Sueño demasiado. Pero Eivissa necesita unas buenas comunicaciones con el exterior. Y, en invierno sobre todo, no las tenemos. Si fuésemos independientes - como lo es todavía Malta, por ejemplo - eso sería un problema exclusivamente nuestro. Pero se da la circunstancia de que somos parte del estado español y de la Unión Europea. Tanto el uno como la otra gastan dinero y más dinero en autovías, autopistas, tegevés, túneles y puentes. Y de todo eso, aquí, no nos cae ni un duro - ni cinco céntimos de euro, quiero decir -. Ya sé que sueño demasiado y que la estación de TGV más próxima que tendremos será la del aeropuerto de Barcelona. En el futuro, tal vez la de Valencia o Alicante. Y justamente por eso no estaría mal tener una compensación por la falta de inversiones ferroviarias. Nadie ha pensado nunca que un tren más veloz fuese un lujo para los habitantes de Bruselas, Sevilla, Londres, París o Ginebra. Pues para nosotros, viajar por Europa sí que es un lujo. Y lo es tan sólo por causa de la discontinuidad de nuestro territorio. ¿Cómo cambiar esta injusticia? Es bien fácil: declarar servicio público las conexiones aéreas. Y es que los aviones son nuestro TGV. Nuestra manera de estar integrados con los otros territorios. Tenemos derecho a unos horarios adecuados y a unos mínimos de frecuencias.

Y eso no lo digo yo. No sólo yo. Nunca se habían puesto de acuerdo tantas organizaciones, asociaciones y partidos políticos. La declaración de servicio público nos interesa a todos. Y todos habríamos de estar hoy en la manifestación. Recordad: Vara de Rey, a las siete de la tarde.

Movilidad...

Artículos ajenos...

Movilidad - Artículos ajenos...