Rafael Aguirre Grijalvo  -  Mañana de desaciertos - 2

 

– Total, siete con setenta y cinco – dice la joven sobrina de Encarna cuando termina de entregarme el último cartucho con fruta.

Es el momento en que yo, que había preparado el dinero una vez hecha mentalmente la cuenta, me quedo en suspenso al tiempo de retirar la mano en la que guardo los que, hasta entonces, creía correctos siete euros, mientras dificilmente sostengo con la otra las bolsas con las pijotas, el pollo y unos chicharrones que acabo de comprar.

– Siete con setenta y... –  balbuceo no terminando de entender que la lerda de Charito no sea capaz de hacer una cuenta tan sencilla. ¿No son siete?

Pone la acólita de Encarna los ojos en blanco hasta responderme al cabo de unos segundos con un tajante “siete euros con setenta y cinco”.

Comienza a subírseme la adrenalina cuando, tras escuchar el veredicto de la frutera en ciernes, observo cómo comienzan a florecer en mi camisa unos rosetones de sudor debajo del brazo con el que sujeto las bolsas.

– ¡Pues yo creo que son siete! – alzo la voz, decidido a entrar en polémica arriando las bolsas al suelo, en tanto que un cierto mohín de disgusto aparece en los rostros de las mujeres que aguardan turno.

– Vamos a ver – expongo mis argumentos: dos treinta de las ciruelas, uno veinte de los plátanos y tres cincuenta de los melocotones, hacen ... ¡siete euros justitos y cabales!

Con cara de suficiencia giro sobre mí mismo, con el índice levantado en señal de victoria, completando una vuelta hasta quedar nuevamente frente a Charito.

– Siete euros justitos y cabales... más setenta y cinco del medio de manzanas hacen siete setenta y cinco – ajusta la cuenta la vendedora, pronunciando con cierto retintín el importe total de la compra.

– ¡La madre que parió al medio de...!, – mascullo entre dientes comiéndome de mis carnes cuando, tras pagar, observo los sonrientes rostros de las clientas que, naturalmente, no hacen nada por ocultar que están de parte de Charito y de su puñetera tía.

 

Rafael Aguirre Grijalvo...

Grijalvo, Grijalva, Grijalba, Grijalbo...