Rafael Rebolo Gómez - La Armada Cartaginesa

 

2. Generalidades de las naves propulsadas a remos

 

2.1 Condicionantes físicos y operacionales

En forma parecida a la evolución biológica, el medio físico (superficie del mar) y el cumplimiento de unos requisitos (velocidad, maniobrabilidad, etc.) condiciona el número de soluciones tecnológicas que pueden adoptarse en un cierto problema. No es de extrañar por ello que exista una convergencia evolutiva en estas naves entre diversas civilizaciones. Por otro lado, teniendo en cuenta que el barco, por definición, es móvil y su fin es el viajar, se entiende que además de vehículo de personas sirva de vehículo de ideas, y en particular que favorezca la difusión de mejoras técnicas entre diversas culturas.

Incrementar la velocidad de la nave implica o bien aumentar la propulsión o bien reducir la resistencia de avance del barco. En forma sencilla, la resistencia de un objeto moviéndose en la superficie de un líquido (sea un pato o un portaaviones) es debida a tres efectos: fricción del agua con el casco, distribución de presiones sobre el casco debida al movimiento del fluido y resistencia debida a la formación de olas. Las dos primeras componentes de la resistencia son proporcionales al cuadrado de la velocidad de avance, y al área mojada la primera y a la sección frontal máxima sumergida la segunda. El tercer efecto corresponde a la energía usada en la formación de olas, y varía, por un lado, como la velocidad de avance elevada a un exponente superior a dos y por otro como la raíz de la inversa de la longitud del vehículo. Por tanto, la forma de disminuir la resistencia pasa por definir el casco como un cuerpo esbelto (relación eslora/manga alta) y de poco calado; el ejemplo más típico es la piragua de competición.

La posibilidad de moverse libremente, sin depender del viento, obliga a que la nave sea autopropulsada. Los únicos motores y sistemas de propulsión disponibles en la época eran hombres y remos respectivamente. Pero el uso de remos limita la velocidad máxima de la nave. Para que la pala ejerza una fuerza propulsora ha de tener una velocidad mayor que la de avance del barco; en caso contrario frenaría la galera. La velocidad de la pala es proporcional a la longitud y a la frecuencia de boga, viniendo ambos factores limitados por la capacidad del remero. Se calcula que este límite se encuentra en torno a 11 nudos.

La capacidad de maniobra se mejora con una masa y eslora lo más pequeñas posibles, compatibles con un cierto nivel de potencia embarcado (léase número de remeros). De esta manera se consiguen mayores aceleraciones y menores radios de giro.

La estabilidad del barco precisa que el centro de gravedad del mismo se encuentre lo más bajo posible. Una forma de bajarlo es lastrando la nave, a costa de aumentar el desplazamiento y por tanto, perjudicando las prestaciones. Teniendo en cuenta que la tripulación representa al menos el 30% del peso de la nave puesta en servicio, una opción es acomodarla lo más bajo posible, en especial a los remeros. Esta posición presenta la ventaja adicional de disminuir el ángulo entre la pala y la superficie del agua, permitiendo una boga cómoda y eficiente con mar en calma.

Si bien la galera se encuentra optimizada para su misión (velocidad y capacidad de maniobra), esta especialización supone desventajas en otros aspectos. Una manga estrecha reduce la capacidad de carga del navío, así como el acomodo de la tripulación, limitando por tanto su autonomía (incomodidad y falta de vituallas) y condicionando su operación (frecuente reaprovisionamiento). También dificulta la instalación de aparejos y por tanto el uso de velas; a la vez que compromete la estabilidad. El bajo nivel de la cubierta respecto al mar y la presencia de las portas de los remos dificulta tanto la navegación a vela como la capacidad de hacer frente a una tormenta sin embarcar agua.

Y la anterior ventaja de boga eficiente y cómoda con mar en calma se convierte en un inconveniente con oleaje, llegando a impedir el uso de los mismos.

 

2.2 Arquitectura del barco

Índice...