Riki López  -  Un mallorquín en Madrid

 

Música y letra:  Riki López

 

Del cielo al aeropuerto de Barajas
a los de mi vuelo se les ve venir,
con las pilas cargadas y las típicas cajas
de ensaimadas, para quienes les vienen a recibir.

Yo no traigo nada, no es por agarrado pero
soy yo solo, no me conoce nadie a mí.
Por aquí sois todos forasteros.
soy mallorquín, ¿sabes qué te quiero decir?

Un mallorquín en Madrid, un mallorquín en Madrid,
un mallorquín en Madrid; soy un mallorquín en Madrid.

El taxista me dice que no le vacile,
cuando exclamo: “¡una autopista con cuatro carriles!”.
Me quedo – empanao – mirando como un panoli,
todas las calles me suenan del Monopoly.

Un mallorquín en Madrid…
En el metro paso por Tirso de Molina,
por fin entiendo aquella canción de Joaquín Sabina.
Cuánta historia, cuánta cultura, cuánto de tanto; diversidad.

Pintura, escultura, teatro… muchas obras en general.
¡Qué pasada de fachadas, vaya edificios, qué subidón;
si hay palacios hasta de cristal y museos hasta del jamón!

Y es que aquí hay de todo como en botica
y, si te pierdes, amablemente la gente te indica.
De momento no ví
madroños ni osos,
aunque sí a muchos famosos
y a Toni Genil.

Pero Mallorca es un sentimiento
que se lleva, se lleva muy adentro.
Y cuanto más lejos de ella estoy
con más fuerza me tira la raíz.

Madona, es cul vos trona, Jefa, el culo le cruje
¡Betubadell! ¡Joer!
No hi ha panades, ni crespells,
no hay empanadas, ni crespells.
ni cocarois, ni coca de trampó,
ni cocarois, ni coca de trampó,
ni camaiot, ni botifarrons,
ni camayot, ni butifarrones,
ni pa moreno, ni pan moreno,
ni tomátigues de ramillet,
ni tomates de ramillete
pero ¡dónde se ha visto nunca esto!

Jo no soc persona, yo no soy persona
si no rebent, si no reviento
es café, el café
amb Amazonas… con Ron Amazonas.

Un mallorquín en Madrid...
Flipo
con lo buena que está el agua del grifo,
no me extraña
que aquí se tiren las mejores cañas de toda España.

Las campanadas en Sol
laten afinadas en La bemol,
todos van a la velocidad de una mala noticia;
me la contagian, me desquician,
¡parece que los encalzan!
y en las escaleras mecánicas,
si no te echas para la derecha
les viene mal.

Soy un barquito de papel en un maremoto de contradicciones,
un campeón de cicloturismo en una carrera de moto GP,
la abuela detrás del nieto; un vinilo de 33
a 45 revoluciones.

Soy un mallorquín en Madrid, un mallorquín en Madrid,
un mallorquín en Madrid, soy un mallorquín en Madrid.

Los jugadores de futbolín
sólo tienen una pata,
lo tienes que pedir
si quieres que te pongan tomate en el bocata...

Poco a poco rompo el hielo,
le pierdo el canguelo al toro,
me enamoro del foro
y esta ciudad sin mar
me da el pan y la sal.

De Madrid al cielo
y del cielo
al aeropuerto de Son Sant Joan.

Un mallorquín de Madrid, un mallorquín de Madrid,
un mallorquín de Madrid, soy un mallorquín de Madrid.

 

Riki López...

Canciones...

Madrid...