Juan Manuel Grijalvo - De sabios es mudar de opinión

Accesibilidad y movilidad en Sant Antoni de Portmany

 

Ultima Hora, 10 de junio de 2009

 

Cualquier día por la mañana...  Dos camiones bloquean la entrada al puerto.

 

Por lo que sé de estos asuntos, hay tres "recetas" para los males del estúpido modelo de movilidad al uso, a saber: Barcelona, Disneylandia y Bilbao. En Sant Antoni las están aplicando todas a la vez. Hoy, si le parece bien, podemos tratar brevemente de lo que ocurre cuando se hace eso.

Resumiendo mucho, la "receta Barcelona" es dar preferencia a los automóviles particulares, pasando por encima de lo que sea. La "receta Disneylandia" es - aparentemente - todo lo contrario: se trata de impedir a toda costa la entrada de los coches en las ciudades. Y la "receta Bilbao" consiste en aumentar paulatinamente la oferta de transporte público. En la realidad real del mundo mundial no hay manera de aplicar sólo una. Las autoridades competentes elaboran mezclas de las tres, en proporciones variables. Veamos los resultados en Sant Antoni.

 

La "receta Barcelona" se aplica en toda la isla hasta extremos demenciales. Pero, como dice Josemi L. Romero, ahora se trata de que la política de carreteras no siga la deriva psicópata del anterior Govern balear. Se reconoce a quienes la prescriben por su forma de dar las distancias: los lugares no están "a ene kilómetros", están "a ene minutos". Y es que ven la isla como un "dominio urbano ilocal". Las parroquias son como barrios de una sola unidad de población. Como dice Juan Diez del Corral, "Esta es la definición más exacta de lo que hoy entendemos por entorno, territorio o “medio ambiente”: un simple obstáculo para el movimiento humano en automóvil o para la movilidad en general".

Como es natural, el mecanismo sólo funciona mientras haya un flujo ininterrumpido de petróleo a precios asequibles desde los pozos hasta su gasolinera favorita. Y es que esos desplazamientos parecen una cosa insignificante: quince kilómetros de ida y quince de vuelta, eso es media horita... Pues no: cada litro del combustible fósil que consume el motor de su coche ha hecho un viaje larguísimo en varias etapas. Para mover cien mil toneladas de crudo desde el Golfo Pérsico hasta la refinería de Cartagena hay que quemar unas cinco mil de fuel-oil. Y esto es sólo la parte más barata del desplazamiento. Sume usted lo que cuesta hacer y mantener las carreteras y los vehículos... No estamos ante una crisis pasajera, sino ante el agotamiento del modelo de movilidad. Seguir con la "receta Barcelona" no resuelve el problema: es como apagar un fuego con gasolina. De ahí que ampliar carreteras o fomentar la compra de automóviles resulte contraproducente. Con esas majaderías no sólo no salimos de la crisis, sino que profundizamos sus causas: una de las más obvias es la dependencia de los combustibles importados.

 

Sigamos con la "receta Disneylandia". La aplicación coherente en Sant Antoni sería convertir todo el centro en área peatonal continua. Ahora es... ni chicha ni limoná: una zona de guerra entre automovilistas y viandantes, "pacificada" a base de resaltes en las intersecciones. Los pavimentos únicos no separan bien a unos y otros, y no satisfacen a nadie. Y su punto débil es que abandona el resto del territorio a la "receta Barcelona". Como "todo el mundo" tiene que moverse en coche, cada día vemos un río de automóviles que desciende como una plaga de langostas sobre unos centros urbanos que no están pensados para que aparquen... mejor dicho, que no están pensados. Una forma de laminar un poco las avenidas de coches sería implantar por ley el horario flexible, evitando los típicos atascos de las horas punta. Pero eso no resuelve el problema del estacionamiento, porque tal como está planteado no tiene solución.

 

Y la "receta Bilbao" consiste en mejorar el transporte colectivo. Aquí y ahora, eso es poner más autobuses mediante un plan de choque para incrementar espectacularmente la oferta. Ya he dicho otras veces que la estación de Sant Antoni no me hace feliz, pero es mucho mejor que nada. El gran inconveniente: está a la entrada del pueblo, en una ubicación excéntrica. El mensaje es que si usted tiene dinero, también tiene derecho a entrar en automóvil hasta las zonas azules y el aparcamiento subterráneo, que son de pago. Correlativamente, si usted no es rico, el autobús lo dejará "tirado" en las afueras y tendrá que esperar un enlace o cruzar todo Sant Antoni a lo largo y "a pata". La lógica de la accesibilidad nos dice que el aparcamiento "disuasorio" tiene que estar en la entrada del pueblo, que ya sufre demasiado tráfico tal y como están las cosas ahora mismo. Por la misma regla de tres, las paradas de los autobuses - y del futuro sistema guiado, elevado, eléctrico y automático - tienen que estar en el centro y en todos los puntos a los que se dirigen los usuarios del transporte colectivo.

 

 

Uno de los trabajos de la sección local de la Promoció del Transport Públic - PTP será dibujar el mapa de la red nueva partiendo de cero. Mi primera propuesta es una línea de circunvalación completada con líneas radiales desde Sant Rafel. Y es que la arcaica y absurda división de la isla en taifas débiles y enfrentadas artificialmente da unos resultados especialmente estúpidos en la bahía de Sant Antoni. La costa Norte forma parte de su término municipal, y la costa Sur la administran desde Sant Josep de sa Talaia. El "Pla d'Excel•lència" tenía el objetivo declarado de impedir que los clientes de la hostelería de Cala de Bou y Port des Torrent accedan a la oferta de todo tipo de Sant Antoni, que no se ve como complementaria, sino como competidora. Por consiguiente, las líneas de autobús resultan muy, pero que muy incómodas de usar. Así, se deja la movilidad de nuestros clientes británicos a merced de unas empresas que les alquilan coches con el volante al revés, para circular por el lado equivocado de la carretera. Y circular no es nada, lo más divertido es aparcar...

Hace unos años, el Sr. Joan Boned Roig presentó en el Consell una moción sobre el estudio de viabilidad para la puesta en marcha de un tranvía en Eivissa. El encargado de darle la réplica fue precisamente el Sr. José Sala Torres, alcalde de Sant Antoni. Otro día, si usted quiere, hablaremos de transporte público. De sabios es mudar de opinión...

 

juan_manuel@grijalvo.com

 

Sant Antoni de Portmany...

"Recetas" :

Barcelona...

Disneylandia...

Bilbao...

Josemi L. Romero...

Juan Diez del Corral...

Petróleo...

Modelo de movilidad...

Horario flexible  (pendiente)...

Estación de Sant Antoni  -  Transporte público   (pendiente)...

Promoció del Transport Públic - PTP...

Sant Rafel de Forca...

Administración única...

Cala de Bou...

Viaje al planeta Kaladevou...

Port des Torrent...

Sant Josep de sa Talaia...

Circular por la izquierda...

Moción sobre el estudio de viabilidad para la puesta en marcha de un tranvía en Eivissa...

Movilidad - Eivissa - Ibiza...

Movilidad...

Accesibilidad...