Juan Manuel Grijalvo - "Hard to undo" - Pino asesino

 

(Ultima Hora, 10 de julio de 2004)

 

Dedicado a S. F., que ha escrito buena parte del texto...

 

Ya sabe usted que me gustan mucho los libros de Tolkien. En "El Señor de los Anillos", cierto personaje dice lo que sigue: "I have done much that you will find it hard to mend or undo in your lives", he hecho mucho que encontraréis difícil de reparar o deshacer mientras viváis. Si lo ha leído usted, ya sabrá de quién estoy hablando. Si sólo ha visto la película, supongo que no: esto pertenece a uno de los episodios que han desechado los guionistas....

Esta frase nos la podría decir cualquiera de los que promueven los proyectos de ampliación en la red viaria de Eivissa. Cuando cambiemos de modelo de movilidad, en algún momento será preciso frenar el avance del asfalto, clausurar carreteras - como se han clausurado estúpidamente tantos ferrocarriles - y rehabilitar el suelo a su ser propio... "Tallar sa llum i llaurar sa carretera", como dicen en Sant Mateu. Aquí y ahora, la mera mención de tales ideas disparatadas es tabú para los que están gestionando las cosas públicas. El caso es que ahora mismo ya sobran bastantes vías "rápidas". El verdadero progreso no es seguir asfaltando indefinidamente la isla, para "ganar" cinco minutos en algunos recorridos... muy pocos... y perder media mañana dando vueltas en busca de un aparcamiento de pago. Pasa por estudiar qué viajes son necesarios, reducir la movilidad forzada, detener la invasión de automóviles y sustituirlos por otros medios de transporte más sostenibles.

De todos los destrozos que trae ese falso progreso, uno de los más difíciles de reparar es el de los árboles. Son seres vivos y crecen despacio. Resulta muy fácil talarlos con una simple motosierra, pero no es tan sencillo sustituirlos por otra cosa. Tal vez lleguemos a tener hologramas indistinguibles de los originales, pero no cumplirán todas las funciones propias del artículo genuino... De manera que nos los están cambiando por nada.

La inútil reforma de la avenida Espanya se llevó por delante los arbolitos que adornaban las aceras. La cosa me disgustó mucho, porque estaban vivos y porque los pobrecillos nos ofrecían todos los años unas flores modestas y hermosas. Empecé a escribir este artículo el mismo día de autos. Vi cómo los cortaban... con una simple motosierra... Fui testigo ocular del hecho. Se cometió con alevosía, que es una agravante, aprovechando la ausencia momentánea de algunas personas de buena voluntad que pretendían obstaculizar el arboricidio con su presencia acusadora.

 

Uno de los supervivientes, 11 de abril de 2005

 

Y ahora iba a completarlo con unas reflexiones sobre el hermoso pino que había junto a la carretera de Sant Josep. La última vez que lo vi estaba aislado en el asfalto de la "ampliación", y pensé que iba a morirse de sed, de asfixia y de tristeza. Ha caído mucho antes de lo que barruntaba yo, en nombre de un progreso mal entendido y de todas esas historias. No soy el único que ve su desaparición como una pérdida irreparable. Sigue un mensaje que he recibido por correo electrónico. Me he permitido corregir algunas expresiones del texto, para que las ideas le lleguen mejor.

 

¡¡ El pino asesino !!

 

"Bueno, por fin podemos quedarnos tranquilos, el problema está solucionado, el pino asesino cortado, y ya queda sólo un trocito de asfalto nuevo más... y un mal sabor a muerte.

Como vivo justo allá, enfrente del cruce del aeropuerto en la carretera de Sant Josep, me encuentro a diario con las obras... o mejor dicho, con las peligrosas soluciones que los ingenieros nos ofrecen con estos proyectos superinteligentes... que tendrían que reducir los siniestros. Pues lo que están haciendo en este cruce es todo lo contrario.

No fue el árbol lo que mató a esta mujer, hace una semana, sino las ideas de un ser humano inteligente... y seguramente bien pagado. Ahora que este hermoso pino ha sido talado y muerto, el lugar no es más seguro que antes. Me pregunté, ya desde el comienzo de las obras, por qué no se hace allí una rotonda, que sería lógicamente y topográficamente lo mejor, y lo más simple y seguro para todo el mundo. También sería un freno para estos coches que vienen de Sant Josep, saliendo de la curva del kilómetro 5, a velocidades altísimas. Todo el tramo hasta Ca'n Bellotera es recto, sin nada que les haga moderar la marcha. La rotonda los frenaría, y también dejaría vía libre a los caminos que confluyen allí. Por ejemplo, antes venía del aeropuerto y sólo tenía que cruzar la carretera para entrar a mi camino (¡el de la fábrica de asfalto!). Ahora tengo que ir a dar la vuelta a Ca'n Bellotera, que son cuatro kilómetros más, en vez de los diez metros de antes. Los de Purina tampoco pueden salir directamente hacia Eivissa, sino que tienen que cambiar de sentido no sé dónde, después de recorrer un buen trecho en dirección a Sant Josep.

Sigo preguntándome, ¿por qué no una rotonda? ¿Y por qué no se ha utilizado este infortunado pino como centro de esa rotonda? Esta mujer estaría viva aún, y también el pino, y también los pobres que van a seguir matándose en este cruce, tan mal pensado, planeado y construido.

Sólo un pensamiento de una vecina de tal cruce..."

Hasta aquí lo que nos dice mi corresponsal. Y terminaré con otra cita de Tolkien: "They've cut it down!" cried Sam. "They've cut down the Party Tree!" He pointed to where the tree had stood under which Bilbo had made his Farewell Speech. It was lying lopped and dead in the field. As if this was the last straw Sam burst into tears.

"¡Lo han cortado!", gritó Sam. "¡Han cortado el Arbol de la Fiesta!" Señaló el lugar donde había estado el árbol bajo el que Bilbo había hecho su discurso de despedida. Allí estaba, caído en el campo, desmochado y muerto. Como si fuera la gota que colmaba el vaso, Sam rompió a llorar.

juan_manuel@grijalvo.com

Movilidad...

Movilidad - Eivissa...

Mellon...

S.F. ...