Juan Manuel Grijalvo - Mi primera experiencia con el alcoholímetro

 

Abril de 2007

 

Una noche bajaba yo por la carretera, camino de casa. Había un control de la Guardia Civil. Me han parado alguna vez, pero se ve que no "doy el perfil" y siempre me han dejado seguir sin más. Me hicieron señales con el pirulo, detuve el coche a la derecha del camino y bajé la ventanilla, totalmente persuadido de que esta vez iba a ser como las otras.

El caso es que vi cómo se me iba acercando un guardia con un objeto en la mano, me saludó y me hizo entrega de una boquilla envuelta en plástico retráctil, indicándome que la abriera para colocarla en el alcoholímetro. Sorprendido, repuse algo así como:

- Mire, que yo no he bebido nada...

Silencio... de manera que desenvolví la cosa, la enchufé en el aparato y me puse a soplar, mientras el guardia observaba atentamente el visor. Yo también lo veía, nariz abajo, y... no se movía del 0.0; cuando se me acabó el aliento, me anunció - con el más leve de los dejes de desilusión en la voz, creo...

- Ha dado usted cero, cero.

- Ya le dije que no había bebido nada.

- Pero eso es lo que dicen todos.

- Ah, bueno...

- Puede usted seguir.

- Buenas noches y buen servicio.

Y así terminó mi primera experiencia con el alcoholímetro.

 

Conclusiones:

Me encanta que la Autoridad me crea capaz de cualquier tipo de exceso. A mis años, eso da moral.

Me divierte soplar en el alcoholímetro.

Me preocupa que sea necesario montar estos dispositivos de control. Al parecer, la contumacia de los infractores los hace imprescindibles.

Me acuerdo de aquellas siestas sabatinas en el Campamento Benítez... Disipaban bastante bien el cansancio acumulado tras una guardia y un refuerzo durante la semana. Pero había ido arrastrando el sueño unos cuantos días. Los servicios nocturnos son malos para la salud de quienes los prestan.

Sirva el presente como testimonio de reconocimiento a las Agrupaciones de Tráfico de la Guardia Civil. Su labor callada, incesante y poco agradecida reduce grandemente la siniestralidad en las carreteras, pero es un trabajo que se parece a la limpieza doméstica en que sólo se ve si no se hace.

juan_manuel@grijalvo.com

 

Movilidad - Seguridad vial...