Juan Manuel Grijalvo - Reflexiones sobre autopistas

 

(Ultima Hora, 28 de octubre de 2004)

 

He leído el texto "Què volem des de la Plataforma anti-autopistes", de Isabel Costa, de la Comissió de mitjans de comunicació. Me ha interesado mucho porque está en la línea de formular un programa positivo, de concretar lo que sí quiere la Plataforma. Mi aportación de hoy es una glosa de los puntos séptimo y octavo, que dicen:

7è) Que es facin les millores necessàries a tota la xarxa viària, però que no parlin de solucions "polítiques", perquè del que es tracta és de millorar les carreteres i no de canviar projectes perquè el Govern central pagui.

8è) Que es millori el Pla Director de Transports, de manera que certs trajectes com el d'Eivissa-Sant Antoni quedin molt més coberts, allargant els horaris d'autobusos durant la temporada baixa. Millorant la xarxa de transport públic, i abaratint preus, segur que arribaria un moment que la gent s'animaria a utilitzar-lo.

El 26 de febrero último apareció en "Ultima Hora" un texto mío titulado "La verdad sobre las mejoras de carreteras". Está disponible en mi "website". Era una respuesta a "La verdad sobre la mejora de la carretera de Eivissa a Sant Antoni", de la Sra. Consellera de Hisenda, Vies i Obres. La base de mi razonamiento era y es que hablar de "mejoras" implica aceptar que el modelo de movilidad al uso es bueno. Todos tenemos el mismo inalienable derecho constitucional a desplazarnos... incluso si lo usamos todos al mismo tiempo. Si este derecho sólo se puede ejercer a bordo de un automóvil particular, las carreteras son necesarias. La consecuencia lógica es que las administraciones han de ampliarlas todo lo que sea preciso para dar cauce a ese torrente aleatorio de coches de cuatro, cinco o siete plazas, ocupados prácticamente siempre por una persona o dos. De ahí salen las famosas estadísticas de "intensidad media diaria". Si contamos las personas en vez de los coches, la cosa cambia mucho. Y si estudiamos las razones de los viajes, aún puede cambiar más. Un ejemplo ilustrativo: supongamos que ochenta alumnos de un colegio emprenden uno de esos "viajes de estudios" de hoy en día, que ya no son para visitar museos, sino parques temáticos. El colegio podría poner el punto de reunión en el colegio y fletar un par de autobuses. Para la estadística, son cuatro viajes. Pero como "todo el mundo tiene coche", es "más práctico" que los padres o las madres los lleven "directamente" al aeropuerto. A efectos estadísticos, son ciento sesenta viajes para llevarlos, y otros ciento sesenta para recogerlos a la vuelta. Pues bien, todo funciona así.

Aquí hace ya años que sobran coches. El asfalto ya está muy por encima de las necesidades reales. La única "mejora" posible es estudiar y aplicar fórmulas para reducir la movilidad forzada y hacer los desplazamientos con otros medios de transporte. Otras cosas son más de lo mismo y, por lo mismo, no van a resolver nada. Simplemente, son un aplazamiento de la ejecución de la sentencia. El modelo de movilidad al uso nos condena a construir autopistas.

En cuanto a los autobuses, no son parte de la solución. Son una parte más del problema. Un autobús es un automóvil muy grande, que circula por la misma vía que el resto del tráfico. El aumento de frecuencias, por sí solo, no resuelve nada. Irán casi vacíos la mayor parte del tiempo y abarrotados en las horas punta. En cuanto a la política de precios de las empresas que explotan el servicio, los costes son los que son, y crecen todos los días. Lo único que hacen las administraciones es subvencionar los billetes de algunos colectivos, como los escolares o los jubilados. En "Ultima Hora" de 8 de diciembre de 2001 apareció un artículo mío sobre el asunto. Está disponible en mi "website".

Es preciso repensar todo el modelo de movilidad. Se suponía que el famoso PTI iba a ser eso. De hecho, en ese precioso álbum de cromos que regala el Consell se habla de transporte ferroviario. Al parecer, en algún punto del voluminoso documento se dice que en un futuro muy lejano tal vez alguien estudie si hay alguna posibilidad de implantar medios de transporte guiado en alguna galaxia muy remota... digo, en Eivissa. Mientras llega ese venturoso día, hemos de seguir teniendo - y manteniendo - una flota innecesaria y desmesurada de automóviles particulares. Que circulan en promedio treinta minutos al día... o tal vez menos... y están aparcados el resto del tiempo. Desde el punto de vista estrictamente económico, la inmovilización del capital que tenemos invertido en ellos es demencial. Etcétera.

Mi propuesta positiva es reunir en un grupo de estudios a quienes vean que el actual modelo de movilidad no admite "mejoras". Es preciso desecharlo en bloque y cambiarlo por otro. La Secció de Mobilitat de l'Ateneu Cultural d'Eivissa se puede constituir en muy poco tiempo. Lo de menos es que la entidad tenga muchos socios o pocos. Importa mucho más la calidad del mensaje. Y la capacidad de difundirlo... Lo demás se nos dará por añadidura.

Coches, combustibles fósiles, autopistas, etcétera, son un pasado que hemos de superar cuanto antes. Nada es tan irresistible como una idea cuyo momento histórico ha llegado.


Juan Manuel Grijalvo - Promotor de la Secció de Mobilitat de l'Ateneu Cultural d'Eivissa


juan_manuel@grijalvo.com

Movilidad...

Movilidad - Eivissa...

Plataforma...