Valadrem  -  Aumenta el malestar por la supresión de trenes

 

8 de junio de 2013

 

Mikel Iturralde  -  Aumenta el malestar por la supresión de trenes y crece el clamor contra la decisión de Renfe

http://treneando.com/2013/06/08/aumenta-el-malestar-por-la-supresion-de-trenes-y-crece-el-clamor-contra-la-decision-de-renfe/

 

Celebro que la gente empiece a reaccionar ante el expolio al que se está sometiendo nuestro ferrocarril público. Me gustaría ver la cara que ponen ante estas protestas aquellos que durante años han estado justificando presupuestos de miles de millones para que nuestro país sea el primero de Europa en líneas de alta velocidad comiéndole a los ciudadanos la cabeza con el derecho de todas las provincias a tener trenes a 300 kilómetros por hora. Con qué cara se puede explicar a quienes ya tenían tren que ahora por unos cientos de miles de euros se quedarán sin él.

Sí, sin duda en un momento como el actual no podemos permitirnos derrochar dinero, y no es menos cierto que si algo es un derroche, por pequeño que sea, hay que eliminarlo. Por ponernos en contexto, la línea de Ourense a Puebla de Sanabria tenía, según datos de la Ministra, unas pérdidas de 900.000 euros al año. ¿Es mucho o poco? Teniendo en cuenta que el año pasado se dedicaron 1.900 millones al AVE a Galicia, la dosmilava parte de la inversión de Fomento en la zona parece una gota en el océano.

Alguien podría argumentar que las obras del AVE son necesarias y que incluso siendo 2.000 veces superiores no se pueden cuestionar. No voy a entrar a valorar eso, pero podemos seguir poniendo en contexto el millón de la línea de Puebla de Sanabria con otros gastos, también dentro de Fomento. Viajando al otro extremo del país, esta misma semana Adif ha anunciado que dedicará 13 millones de euros a REconstruir la conexión por ferrocarril entre València-Sant Isidre y València-Nord, desmantelada hace cinco años. No lejos de allí, todavía resuenan los ecos de los más de 17 millones que se dedicaron a REconstruir en 2010 el antiguo trazado de Alpera, desmantelado cuatro años antes. ¿Cómo puede compaginarse decir que menos de un millón al año para mantener una línea es un gasto inasumible cuando se están pagando docenas de millones en obras objetivamente inútiles, en deshacer y rehacer lo mismo por todo el país sin ningún motivo comprensible?

También se podría hablar, y mucho, de los motivos reales de que tantos trenes viajen vacíos. Desde la desastrosa política comercial destinada a ahuyentar viajeros como no sacar los billetes de junio a la venta hasta la última semana de mayo, hasta auténticos disparates como el hecho de que haya servicios regionales que en siete años hayan subido de precio más del 80% y a pesar de eso hoy tarden más en llegar a su destino que hace dos décadas. O de las líneas con baja demanda en las que se ha introducido material con tres y cuatro veces más asientos bajando proporcionalmente el porcentaje de ocupación de plazas, pasando de tener trenes llenos al 30% a trenes “altamente deficitarios” porque no llegaban al 10%.

No debemos pedir que no nos quiten el tren. De nada servirá conservarlo y que el tren que siga parando en nuestro pueblo, si sigue teniendo un horario absurdo que resulta inútil para todo el mundo, o si es demasiado caro como para que los vecinos puedan usarlo, o si el mal estado de la vía obliga a que este circule a 60 km/h porque toda la inversión de la provincia ha ido a construir otra vía entre dos ciudades que están a docenas de kilómetros. Debemos pedir un tren útil, un tren en el que puedas confiar que saldrá a su hora y que te llevará a tu destino sin quedarse tirado en mitad de ninguna parte, un tren que nos sirva a todos y que no sea una mera excusa para que unos señores se hagan una foto para salir en un inútil ranking internacional que no nos beneficia en nada. Un tren público, pero no porque sea del Estado, sino porque sea de los ciudadanos. ¡Viva el tren!

 

Valadrem...

Alta velocidad ferroviaria...

Ferrocarril y ferrocarriles...

Movilidad - Madrid...

Radialidad...