Juan Manuel Grijalvo - Vaya usted de compras sin dinero

 

(Butlletí Núm. 279 - Noviembre de 1996)

 

Tanta publicidad sobre las ventajas de salir de compras con los nuevos medios de pago puede tener consecuencias imprevistas. Cada día hay más tarjetas de prepago, de débito y de crédito, con o sin límite preestablecido. Las puede tener usted con el logotipo de su club de fútbol, de una cadena de supermercados o de su O.N.G. favorita. Quizá por eso se estén volviendo a poner de moda otras formas de consumir sin gastar efectivo, que sólo aparentemente quedaron anticuadas. Pero no es difícil remozar su imagen y, hoy en día, la imagen ya lo es casi todo.

He aquí un ejemplo de lo que digo. Invita usted a cenar a unos amigos. Busca un restaurante que tenga mesas en la calle (si el tiempo lo permite). Escoge una que esté en la parte de fuera y pide la carta. Todos comen opíparamente y beben de lo mejor, sin reparar en los precios de nada. Por razones que luego se verán, conviene tomar también una buena taza de café u otro estimulante. Pide usted la cuenta y requiere la atención de todos los demás. Cuando todos le miren, dice "Un, dos, tres, Italian Express", todos se levantan y salen corriendo hasta la esquina más próxima. La doblan y, sin prisa pero sin pausa, se pierden de vista. El secreto del éxito es la perfecta sincronía entre los usuarios del método. Es recomendable un pequeño reconocimiento previo del lugar y de las calles aledañas. También el uso de calzado deportivo, para evitar molestos resbalones que pudieran dar al traste con la estética de la maniobra.

Como puede verse, se trata de un medio de pago verdaderamente internacional. Basta sustituir la marca por otra a gusto de cada usuario para personalizarla totalmente. Su economía de cuotas de tenencia y otros gastos es insuperable: ninguna tarjeta ofrece un 100% de descuento sobre las compras, si se siguen al pie de la letra las sencillas instrucciones expuestas más arriba.

Pero nada es perfecto: ¿se ha dado usted cuenta de que se queda sin ver la cara del camarero cuando vuelve con la factura?

 

Retorno a Miscelánea...