Juan Manuel Grijalvo - Ateneu Cultural d'Eivissa :

Sección de movilidad urbana y periurbana

 

(Ultima Hora, FDS, 25 de octubre de 2002)

 

¿Usted ha fundado alguna entidad no lucrativa? No digo una comunidad de propietarios, ni un equipo de fútbol. Hablamos de una asociación de las que se regían por la Ley de 1964 y ahora por la de 2002. Imagínese que usted y yo queremos promover el estudio del esperanto en Eivissa. Podemos hacer una sección local de una entidad que ya exista en otra parte del Estado, o formar una nueva.

Yo estoy en unas cuantas, y también he fundado alguna. En pocas palabras, es un rollo. Usted monta un grupo con toda la ilusión, para cultivar sus aficiones culturales. Si se descuida, le "ascienden" a tesorero. Así, la cosa se convierte en un trabajo bastante aburrido que no le agradece nadie. Lo mismo digo de las labores del presidente. Y no hablemos de las del secretario... Cuando los promotores se hartan de tirar del carro, la asociación languidece hasta morir. La energía que se ha perdido en rellenar impresos para la burocracia es irrecuperable.

Una forma de reducir el papeleo sería constituir una especie de asociación federal de grupos, con un objeto social lo bastante amplio como para incluir cualquier actividad lícita. Esta entidad existe técnicamente desde 1988 y se llama Ateneu Cultural d'Eivissa.

De la misma manera que una administración única en Eivissa ahorraría muchos trámites, el Ateneu puede evitar la constitución de bastantes entidades nuevas, si sus fines son compatibles. El proceso es como sigue: los promotores, cuatro como mínimo, se afilian - eso sí, de uno en uno y con el carnet en la boca - al Ateneu. Acto seguido depositan en la secretaría de la entidad el acta de la reunión en que han acordado constituir una sección de esperanto. Han de elegir un vocal titular y otro suplente. Con eso ya pueden funcionar. Tienen voz y voto en la coordinadora de secciones desde el día siguiente de darse de alta. Y con el mínimo de papeleo.

Naturalmente, el Ateneu necesita un presidente, un secretario y un tesorero. Pero sólo uno para toda la entidad, en vez de una junta directiva completa para cada sección. Sus miembros pueden dedicarse indistintamente a la cultura gastronómica, a la historia universal o a la inmortalidad del cangrejo. Basta con cuatro socios para formar una sección nueva. Naturalmente, puede usted adherirse a todas las que le interesen.

Yo voy a fundar la sección de movilidad urbana y periurbana. ¿Se apunta usted?

juan_manuel@grijalvo.com

 

Ilustración de Pep Tur

 

Ateneu Cultural d'Eivissa...

Movilidad...

Movilidad - Eivissa - Ibiza...