Juan Manuel Grijalvo - Sant Rafel de Forca - Movilidad y accesibilidad

 

 

Sant Rafel de Forca desde Ca Na Negreta

 

(Ultima Hora, 22 de diciembre de 2002)


Decía yo el 22 de septiembre de 2002, hablando de movilidad, que ahora tenemos el derecho de movernos a miles para sacudir la osamenta hasta la madrugada en alguna "disco" situada tan lejos de las zonas residenciales y hosteleras como sea posible. Por ejemplo, en Sant Rafel.

Una persona cuya opinión me importa mucho me hace observar que Sant Rafel es una zona residencial. Pues verá usted, no me había dado cuenta. No voy casi nunca por allí, y mi percepción del lugar es que consiste en un cruce de caminos rodeado de macrodiscotecas. Una de ellas es "the biggest Club in the world". La otra también es inmensa, pero tiene que conformarse con ser "the place to be". Dichos negocios son incompatibles con esa vida reposada que busca usted cuando se instala en una zona residencial. Por eso los vecinos se van mudando a otros sitios y la zona industrial de Ca'n Negre ya tiene una metástasis gigantesca, un poco más arriba del Hiper. Probablemente estará adornada con una planta asfáltica, que es imprescindible para seguir cubriendo Eivissa de alquitrán. Ya dicen que las zonas industriales no son para poner perfumerías. Por Dios... De modo que entiendo que mi error no es tal error. Sant Rafel ya no reúne las características que definen una zona residencial.

El uso del suelo es cambiante. Hace bien pocos años, la práctica totalidad de la isla de Eivissa era terreno rústico, cultivado o no. Sant Rafel era una parroquia más, supongo, con los mismos servicios que cualquier otra. En un momento dado, alguien descubre que su situación céntrica resulta ventajosa para instalar negocios que atraen clientes desde todas las partes de la isla. Por ejemplo, talleres de artesanía, restaurantes... y discotecas. Como no hay buenos transportes colectivos, y menos por la noche, los clientes han de venir en automóviles propios o de alquiler, o en taxi.

El taxi tiene la ventaja de que no hay que aparcarlo: deja a los pasajeros en su destino y se va en busca de otros. Pero las ventajas son inseparables de los inconvenientes. Cuando cuando le hace falta uno a usted, no está parado allí mismo. Sólo le resuelve el trayecto de ida. La vuelta es, digamos, más aleatoria.

 

"The biggest Club" desde la carretera

 

"The biggest Club" tiene unos bonitos autobuses amarillos y azules que trasladan a los clientes a otros puntos de la isla. Es un paso en la dirección correcta, aunque ahora mismo sólo sirva para cambiar el problema de sitio. "The place to be" tiene un auténtico "double-decker" inglés de dos pisos. Pero no lo usan como medio de locomoción. Sólo les sirve de soporte publicitario itinerante.

El transporte por carretera necesita conductores despiertos y, por lo mismo, sobrios. Si los pasajeros van ebrios, ello no debería afectar a la seguridad del vehículo. Lo suyo sería que viajasen separados físicamente del conductor por algún tipo de mamparo. Con eso evitamos que, a causa de la alegría interior que los embarga, le tapen los ojos con las manitas o realicen cualquier otra pirueta que desdiga de la compostura que debe guardar el pasaje en un medio de transporte.

 

La nueva zona industrial bajo el cielo de Eivissa

 

¿Qué ocurriría si hubiera una red de Aerobus en Eivissa? Los "clubbers" pueden ir a la "disco" en unos vehículos controlados por un ordenador desde un solo puesto de mando central. El sistema incluye una red de cámaras de televigilancia y una sala de pantallas. Ello permite, por ejemplo, organizar la intervención en caso de que algún viajero se encuentre, digamos, seriamente mareado. Por cierto, ¿cómo resuelven estos problemas los taxistas?

Partiendo de que es imposible diseñar un vehículo a prueba de vándalos, piense usted que el Aerobus circula a cosa de siete metros del suelo, para que los pasajeros disfruten de excelentes vistas panorámicas. Es teledirigido desde un puesto central de mando. Y las puertas también se abren y cierran por control remoto. Esta combinación de factores permite embotellar a los elementos díscolos con notable eficacia, y trasladarlos al punto de la red que más nos convenga. Por ejemplo, a Comisaría: la línea 1 pasa justo al lado. Por otra parte, si la Compañía ve necesario poner patrullas de seguridad para mantener la paz en niveles aceptables, la Compañía las pondrá.

A mí no me gustan los "clubbers", pero eso es sólo una corta etapa de una vida irremisiblemente transitoria. Son seres humanos y no veo por qué tienen que morir aplastados en la carretera porque a nadie le da la gana de poner medios de transporte más adecuados a su idiosincrasia. Y por el mismo precio, a la mía...

 

Y yo, como siempre, pensando en las nubes...

 

juan_manuel@grijalvo.com

 

Movilidad...

Eivissa, Ibiza...

Sant Antoni de Portmany...

Sant Rafel de Forca...

Movilidad - Eivissa...

Enlaces sobre taxis...