Juan Manuel Grijalvo - Pintura

 

Ilustración de Pep Tur

 

(Ultima Hora, FDS, 21 de marzo de 2003)

 

Ya habíamos hablado alguna vez usted y yo de la afición de los políticos a cubrir los problemas con pintura. Por ejemplo, en noviembre de 2000 le decía que "Pasos de peatones, rotondas, giros prohibidos, giros forzados, sentidos únicos de circulación, limitaciones de velocidad, prohibiciones de aparcamiento, etcétera... todo se arregla pintando el suelo. Como unas rayas sobre el asfalto no controlan el movimiento de los automóviles, a veces pasan cosas".

Al parecer, la solución para los puntos negros de la "carretera de las discotecas" en Sant Rafael ha sido eso mismo: un poco de pintura en el suelo. En el momento de escribir estas líneas, la cosa sigue más o menos igual, "reforzada" con unos aparatosos semáforos que sirven básicamente para dar un cierto ambiente psicodélico al todo. Y no, no voy a decir lo que pienso de la idea de poner una rotonda en Sant Rafael - otra más, por Dios... - en el punto de unión de dos vías de mucho tráfico, que para más inri está en una cuesta y muy próximo a un cambio de rasante.

Volviendo a la pintura, me ha interesado mucho el cambio de color de algunos autobuses. Ya sabe usted que yo no creo que se pueda resolver la movilidad en Eivissa - ni en otra parte, para el caso - con ese medio. Bueno, ahora los están pintando de rojo y amarillo, con esa especie de onda que lleva últimamente todo lo que gobierna el Pacte. Lucen la imagen y el "logo" de "Transports de les Illes Balears". Es la empresa pública que explota, por ejemplo, las líneas de ferrocarril de Mallorca.

Mirando un poco más, vemos que la empresa titular de la concesión sigue siendo "Voramar El Gaucho, S.L", según reza en el rombo que llevan. Ante esto, me surge una duda. Tal vez "Transports de les Illes Balears" ha comprado "Voramar El Gaucho" sin que yo me entere. De no ser así, si se produjera un accidente, ¿qué empresa será responsable? Porque, hoy en día, la imagen ya lo es casi todo. Tal vez esto no sea legal.

En fin... acaso la "nueva imagen" de "Transports de les Illes Balears" no sea la de ninguna empresa. Más bien parece la "marca registrada" que ha acuñado el Pacte desde que gobierna - en teoría, coyunturalmente - algunas instituciones. A mí se me ocurren varios destinos más útiles para el dinero que cuesta esa mano de pintura. Tal vez sea sólo propaganda electoral... pagada con fondos públicos. Y nada subliminal, por cierto.

A unos cuantos autobuses de "Voramar El Gaucho" aún no se les había secado la pintura con la marca del Vilabús. Y es que llueve sobre mojado...

juan_manuel@grijalvo.com

Autobús...

Movilidad...

Movilidad - Seguridad...