Juan Manuel Grijalvo - Carga útil

 

Dedicado a Arthur C. Clarke - 16-12-1917 / 18-03-2008

 

(Ultima Hora, 13 de marzo de 2001)

 

Los ingleses no tienen Academia de la Lengua. Tal vez sea por eso que su idioma tiene tanto éxito como vehículo de comunicación internacional. Como cualquiera puede poner una palabra en circulación, son los primeros en dar nombre a las cosas nuevas. Por otra parte, las expresiones inglesas suelen ser claras y concisas. Por ejemplo, "contribuyente" o "sujeto pasivo" se dice en inglés "taxpayer", el que paga impuestos. Y la carga útil de un barco se llama "payload", la carga que paga. Con eso queda claro que el objetivo del viaje no es mover el barco. Ni siquiera la carga. Es ganar dinero. Todo lo demás es accesorio.

Esto de la carga útil de un barco es un caso particular de una teoría que se puede aplicar a otros vehículos. Por ejemplo, es bastante difícil poner en órbita un satélite artificial. El procedimiento al uso consiste en embarcarlo en un cohete que se lanza desde un punto geográfico cercano al Ecuador. Así, la velocidad de rotación de la Tierra contribuye a elevarlo. Prácticamente ninguna de las piezas del aparato se reutiliza. En el proceso quemamos mucho carburante, destruimos mucho oxígeno y convertimos grandes cantidades de dinero en humo.

Enumeremos los componentes del artefacto. La mayor parte de su peso al despegar es el combustible, que va contenido en tanques dentro del fuselaje. También lleva motores y un sistema de guía, que puede ser automático, controlado a distancia, o las dos cosas a la vez. El satélite suele ser un conjunto de paneles solares, que captarán energía para que funcionen unas máquinas muy pequeñitas, que son la carga útil. Todo lo demás es accesorio.

Para mí, lo que justifica este dispendio increíble de unos recursos que desaparecen para siempre es que quizá sirva, por ejemplo, para construir centrales solares en órbita. Eso puede resolver el suministro de energía de nuestro planeta. Mientras dure el Sol, naturalmente...

Veamos un ejemplo más cotidiano. Yo soy un padre de familia que usa un automóvil para ir de compras. La carga útil es la comida. Los embalajes, las bolsas de plástico, la carrocería, el motor, el combustible y todo lo demás es accesorio. Yo soy... el sistema de guía, naturalmente. Cada semana dedico bastantes horas a comprar cada semana las mismas cosas y llevarlas a casa cada semana. El procedimiento al uso consiste en ir en coche a la planta de venta, que está situada de manera tal que tengo que ir en coche. Allí he de aparcar, pasear un carrito por un kilómetro de pasillos, comprar por impulso cosas que no necesito, pagar con tarjeta de crédito, y cargar la compra en el coche. De vuelta a casa, se me ocurre que uno de los primeros comercios de este tipo que hubo en Eivissa tenía un concesionario de automóviles al lado. Casualidades...

Las nuevas tecnologías de distribución por Internet nos ofrecen una alternativa real para esas compras que hacemos por obligación. Cada día falta un día menos para que se instale en Eivissa algún supermercado "online". Puede usted hacer su típica compra semanal en cinco minutos o menos, porque el ochenta por ciento de los artículos que adquiere son siempre los mismos. Se la traerán a casa en una furgoneta. Estas empresas reducirán sensiblemente la demanda de movilidad, porque cada viaje de reparto evita un buen número de idas y venidas en automóvil. Y puede invertir usted ese tiempo en otras cosas. Por ejemplo, en ir de tiendas, en salir al cine, o en dormir una siesta. Vaya, en todo eso que no puede hacer porque no tiene tiempo.

En cuanto a los costes en dinero, son muy parecidos a los del cohete. Un automóvil es un artefacto muy caro que transporta cargas útiles muy pequeñas. Menos mal que no suele desintegrarse en el primer viaje...

Puede servir para muchas cosas. Usted lo usará sólo para unas cuantas. Pero las paga todas. Cuanto más "polivalente" sea el vehículo, más caro será y más peso inútil tendrá que mover. La cosa empezó con los turismos tipo ranchera y las furgonetas de uso mixto, profesional y familiar. Ahora tenemos también todoterrenos que circulan casi siempre por las ciudades y monovolúmenes de siete plazas. Es frecuente ver estos aparatosos vehículos ocupados sólo por el conductor, porque lo normal es tener un solo automóvil y usarlo para todos los desplazamientos. Eso sí, cada vez está más sobredimensionado. En el proceso invertimos cada vez más tiempo, ocupamos cada vez más territorio y convertimos cada vez más dinero... en humo, naturalmente.

Y ese despilfarro de recursos naturales no se justifica con nada. En nuestro curioso sistema económico, el precio de venta del petróleo se obtiene a partir del coste de sacarlo de un pozo. En el proceso, diversas sociedades anónimas obtienen beneficios. Todo lo demás es accesorio.

Otro día, si usted quiere, podemos seguir discurriendo sobre la carga útil de los aviones de Palma, de las barcas de Formentera, o de esas motocicletas que circulan de noche por delante de su casa. Y las compararemos con la del ferrocarril de Sóller. Ya verá cómo nos vamos a divertir...

juan_manuel@grijalvo.com

Ahorro de energía...

Movilidad - Carga útil (índice)...

Movilidad - Espacio (índice)...

Movilidad...