Juan Manuel Grijalvo - El reciclaje de envases

 

Dedicado a C. H.

 

(Diario de Ibiza, junio de 2000)

 

Quizá recuerde usted que, hace unos años, los envases eran recuperables por definición. Eran de vidrio y se llamaban "los cascos". En los comercios se los cobraban, y le descontaban el importe cuando los devolvía. Los fabricantes incluían en los precios el coste de transportarlos hasta la fábrica y lavarlos.

En un momento dado, empezaron a salir en la prensa noticias sobre ratas muertas halladas en botellas de leche, bichos en la cerveza, y otras de parecido jaez. Nunca he sabido si eran ciertas o no, si eran cosas que habían pasado siempre pero no se les daba publicidad, si era una campaña orquestada, si eran sabotajes deliberados... El hecho cierto es que en poco tiempo el envase retornable pasó a ser sinónimo de falta de higiene y el "de usar y tirar", el modelo a seguir por su limpieza, seguridad, economía, comodidad, etcétera.

Ahora ocurre que usted quiere, por ejemplo, comida. Va a un comercio y encuentra todo tipo de alimentos envasados en cartón, metal, plástico, madera o celofán. También hay combinaciones más elaboradas, como latas metidas en cajas de cartón, bolsas de plástico metidas en latas, yogures que se venden en "packs" de ocho, etcétera. El colmo de la inventiva quizá sea el Tetrabrik, que une inextricablemente los materiales: no hay forma de reciclarlos.

Los industriales no pierden nada: el envase lo paga usted, el transporte al vertedero lo paga "la sociedad" a través de los impuestos... y ellos se ahorran muchísima mano de obra.

Ahora se han dado cuenta de que aún nos pueden tomar el pelo un poco más. Me refiero a eso del reciclaje de envases.

Ahora se los venden, usted los paga, los vacía, los almacena en casa hasta que ya no le caben más y entonces los lleva a los contenedores. Un latazo.

En resumen: usted les compra el envase. Como no le sirve para nada, se lo regala. Paga con sus impuestos el transporte hasta la fábrica. Ellos hacen otro envase y se lo vuelven a vender. Buen negocio, ¿a que sí?

Y encima los que van de ecologistas son ellos...

juan_manuel@grijalvo.com

Sense ascensor, de Pau Sarradell...

Sin ascensor, de Pau Sarradell...

Movilidad...

Movilidad - Medio ambiente...