Juan Manuel Grijalvo - El concepto de "impacto visual"

 

GhostBikes

 

Fotografía de Marco Torres (Ultima Hora, 8 de mayo de 2003)
La torre no es bonita, los cables tampoco... ¿el camión sí?

 

En memoria de A. y J. M., y de X. y de M.A., y de A.O. ¿Hasta cuándo?

 

(Proa, 12 de junio de 2000)

 

Desde que empecé a decir que la solución para los problemas de transporte en Eivissa y Formentera es un sistema elevado, he oído docenas de veces la expresión "impacto visual". Al parecer, se trata de una especie de enfermedad, como la lepra o el sida. Cualquier cosa que tenga "impacto visual" se convierte sin más en intrínsecamente perversa. Francamente atemorizado, he cogido un diccionario para investigar qué es y dice lo siguiente:

"Impacto: choque de un proyectil u otro objeto contra algo; huella producida por ese choque. Figuradamente, efecto que produce en alguien un suceso o acción".

O sea, que los hay de varias clases. El más clásico es el impacto de bala. Por extensión, se habla de impacto "acústico", "ecológico" o "ambiental". Y ya en un plano más abstracto, de "impacto moral". Es cuando algo le sienta a uno como un tiro.

"Visual" es "perteneciente a la vista como instrumento o medio para ver".

El "impacto visual", en la acepción descalificativa al uso, es una agresión que padece nuestra vista, un golpe a nuestro sentido estético, "fa mal d'ulls". Si tiene "impacto visual", es porque es "feo". ¿Lo hermoso no tiene "impacto visual"?

El transporte tiene impactos de todos los tipos. Acústico... ¿A qué distancia del aeropuerto vive usted? Ecológico o ambiental, bastante. El impacto moral y los proyectiles los dejo para luego.

 

Este es el Hogwarts Express... Ya ve lo que quiero decir.

 

En cuanto al famoso "impacto visual", sobre gustos no hay disputa. Yo soy eso que se llama en inglés un "rail buff". Para mí, un ferrocarril hace mucho más interesante un paisaje, porque uno está esperando ver un tren. Para mí, una locomotora de vapor parada ya es un gran espectáculo. En marcha es fascinante. Así las cosas, no creo que se extrañe usted si le cuento que la actividad estrella del único fin de semana que he pasado en Mallorca fue ir en tren a Sóller. Es una experiencia maravillosa para cualquiera, por embotado que tenga el sentido estético. Pues bien, probablemente este ferrocarril no se podría hacer ahora, a causa del "impacto visual" del tendido eléctrico. Es mucho mejor clausurarlo y hacer una autopista y un túnel para automóviles, que al parecer no tienen impacto de ninguna clase.

 

El tren de Sóller mejora el paisaje

 

El paisaje hay que defenderlo. Por supuesto que sí. Yo no he dicho que haya que poner líneas de Aerobus en las partes menos habitadas de la isla. Lo que digo es que en las zonas urbanizadas es mejor poner un transporte público de calidad, como éste, que seguirlas machacando con más carreteras. Tal vez sea mejor hacer autopistas y vallarlas para que los animales (y las personas) no las puedan cruzar. Con eso se trocea la isla en varios hábitats incomunicados, cosa que acaso no beneficie a las especies endémicas. Vale más ver las carreteras transitadas por miles de lindos cochecitos de alegres colores, que no producen ruidos molestos ni humos tóxicos. También hay bellas motocicletas de moderno y airoso diseño, y robustos vehículos "todo terreno", cuyos conductores los sacan ocasionalmente de los caminos para comprobar lo bien que va la tracción a las cuatro ruedas. Todo eso, al parecer, no tiene impacto alguno.

 

 

En cuanto al impacto de bala, yo he viajado bastante en coche por España. En otros tiempos era costumbre poner una cruz donde alguien se había matado en accidente. Cuando la cosa empezó a tener demasiado "impacto visual", las autoridades competentes las retiraron.

 

 

Yo creo que sigue siendo una buena idea. Si lo dejamos en manos de la iniciativa privada, que ahora está tan de moda, tal vez los deudos compren y coloquen marcadores por su cuenta, como antes. En estos tiempos laicos, podríamos poner un círculo negro. Si el hecho luctuoso ocurrió de noche, sería cosa de añadir un panel reflectante.

 

 

Otra idea constructiva: cuando no salga a cuenta reparar un automóvil tras un accidente (el famoso "siniestro total" de las compañías de seguros), el organismo público que gestione la carretera ha de comprar los restos y dejarlos "in situ" como aviso de navegantes, en vez de retirarlos a toda prisa.

En un par de años se empezaría a notar ese "impacto visual" que ahora se nos esconde con tanta diligencia. Yo pondría marcadores por las personas que he conocido, para que se viera un poco antes.

La solución para los problemas de transporte en Eivissa y Formentera es un sistema elevado. Si tiene "impacto visual", pues bueno, en la vida todo tiene impacto. Por ejemplo, impacto moral. Yo he visto sólo dos muertos en accidente de tráfico y le juro a usted que prefiero dos mil torres de Aerobus juntas antes que ver uno solo más. Toda esa teoría del "impacto visual", comparada con esos dos instantes horribles, me deja bastante frío.

 

El paisaje se ve mucho mejor desde un tren

 

Y es que en esta vida todo es relativo. Todo tiene impacto. La cuestión es si tiene más o menos que las otras alternativas. Para terminar, una pregunta fácil: ¿Qué habrá pasado en Eivissa y Formentera dentro de diez años si no se pone en marcha un sistema eficaz de transporte público?

juan_manuel@grijalvo.com

 

Este artículo mío apareció citado en la bibliografía de la "Propuesta de Evaluación de Impacto Ambiental Vial para la Ciudad de La Plata", por Julián Rivera y Ariel Guerry, en Argentina... ¡Qué bárbaro!

 

Un enlace muy útil. En inglés...
pero basta con las imágenes : Size Matters

 

Aerobus...

GhostBikes...

Movilidad...

Movilidad - Seguridad...