Juan Manuel Grijalvo - Nuevas tecnologías y demanda de movilidad

 

Dedicado a M. G. F.

 

Ultima Hora,  23 de agosto de 2000

 

A mí me interesa mucho el siglo XXI porque voy a pasarme ahí el resto de mi vida. Hoy quería hablarle de los cambios que nos depara todo eso de las nuevas tecnologías. Tienen inconvenientes y ventajas. Los inconvenientes los vamos a tener todos. Más vale espabilar para no perdernos las ventajas... Al principio, la cosa parecía ciencia-ficción. Lo de Internet lo iban a ver nuestros nietos. Y el "boom" de los móviles, que yo sepa, no lo había previsto nadie. Todo esto tiene repercusiones sobre nuestra demanda de movilidad.

El transporte es un medio para un fin. Los viajes no suelen ser "porque sí", sino por algo o para algo. Sin ir más lejos, yo me desplazo, por ejemplo, para trabajar, para comprar o para reunirme con otras personas. Aún tengo que ir cada día a la oficina. Pero mis herramientas de trabajo son dos teléfonos y dos ordenadores. Una parte creciente de mi jornada laboral la dedico a hacer gestiones para personas que no sólo no están sentadas al otro lado de mi mesa, es que no están ni en la isla de Eivissa. Pronto va a dar exactamente lo mismo que yo esté en un despacho, en la calle o en mitad del campo.

En el siglo XXI cada vez más personas trabajarán sin moverse de sus casas, o desplazándose a las de sus clientes. Y cada semana dedico bastantes horas a comprar cada semana las mismas cosas y llevarlas a casa cada semana. En cuanto se instale en Eivissa una de estas empresas de distribución que toman los pedidos por Internet y los traen a domicilio, voy a considerar la oferta muy seriamente. Esto no sucederá dentro de veinte años. Será antes de veinte meses. Si le parece que le estoy contando películas, mírese la página  www.condisline.com   y luego hablamos.

 

Solemos hacer la compra desde la comodidad de nuestro hogar,
pero el maldito ordenador se estropeó

 

En cuanto a las reuniones, el teléfono ya redujo mucho el tiempo que destinábamos a ir a ver a los demás para decirles que "vengo a decirle que me han dicho que le diga...", que es para lo que sirve mayormente todo eso. El fax, el móvil, el correo electrónico y la videoconferencia van a cambiar aún más nuestros hábitos de comunicación. Probablemente reducirán nuestras demandas de movilidad.

Otro día, si usted quiere, hablaremos de cómo las estamos cubriendo ahora mismo. Porque la situación actual del transporte en Eivissa es un ejemplo perfecto de todo lo que no hay que hacer.

juan_manuel@grijalvo.com

Nokia...

Psion...

Las demandas de movilidad de ahora mismo...

Movilidad...