Juan Manuel Grijalvo - ¿Un puente a Formentera?

 

Cada vez más personas desean viajar a Formentera. Generalmente, pasan antes por Eivissa. Si han venido en avión, se trasladan por carretera hasta el puerto.

Allí han de tomar un barco. Como no son de vela, moverlos implica quemar petróleo. Como cada vez hay más, cada vez queman más petróleo. Y cuanto más rápidos son, más petróleo queman. Por cierto, ¿usted se marea?

Una vez en Formentera, las personas quieren desplazarse. En el mejor de los casos, lo harán a pie. Si no, en bicicleta, o tal vez en autobús. Si se han traído su propio vehículo, querrán usarlo. También pueden alquilar uno. La consecuencia directa es que cada vez hay más coches y más motos. Moverlos implica quemar petróleo. Como cada vez hay más, cada vez queman más petróleo. En el proceso producen grandes cantidades de ruido.

Esto implica toda una logística para surtir las gasolineras. Si dependemos del petróleo, dependemos de todo el dispositivo que nos lo trae hasta aquí. Si nunca hubiera dado dificultades, sería razonable pensar que no tiene por qué darlas en el futuro. Pero no es el caso. Puede que sigan subiendo los precios, o que no haya suficiente oferta para abastecer la demanda. El tiempo lo dirá.

No hay duda de que si seguimos por el mismo camino, cada vez habrá más problemas de tráfico y de aparcamiento. Y más accidentes...

Una solución es poner en marcha un sistema de transporte que no mueva coches; sólo personas, equipajes y mercancías. Habría de comunicar el aeropuerto de Eivissa directamente con Formentera y llegar hasta La Mola. Serviría una serie bien estudiada de puntos estratégicos.

Este sistema se llama Aerobus y es eléctrico. Aquí y ahora, generar electricidad también implica quemar petróleo. Pero con más eficiencia y en un solo sitio. Resulta más fácil controlar la contaminación de una sola fábrica que la de miles de vehículos que la reparten imparcialmente sobre todo el territorio.

El sistema propuesto tampoco crea contaminación acústica. Es muy silencioso. Circula con ruedas de goma sobre cables continuos de acero a una altura considerable. No es igual que las motos...

Como es totalmente automático, mover los vehículos cuesta poco y se puede dar el servicio en invierno sin mayor problema. Y también puede hacer viajes de noche.

La línea implica la construcción de un puente entre Eivissa y Formentera. No sería transitable para peatones ni para coches. Sólo pasarían los automotores del sistema. Por eso podría tener una estructura muy liviana. No se trata de colgar una robusta plataforma con una carretera encima, calcularla para soportar cualquier posible sobrecarga de tráfico, y construir los correspondientes viales de acceso. Sólo hay que suspender los cables que sirven de carriles al sistema.

Está por ver cómo se comporta con mal tiempo. La seguridad es lo primero. Si no se puede pasar, no se pasa. Pero no creo que este sistema sea menos "marinero" que las barcas. Uno de sus antecesores, el "Spanish Aerocar" de Torres Quevedo, circula sobre las cataratas del Niágara.

Cualquiera que haya hecho la travesía de Es Freus (con buen tiempo, claro) dirá que el paisaje de esta parte del mundo es hermosísimo. Semejante marco exige un puente muy, muy bello. Habría que convocar un concurso de ideas. A mí me gustaría que lo hiciera alguien como Santiago Calatrava, por poner un ejemplo. Este puente sería un monumento del siglo XXI y un excelente mirador para contemplar las costas de las dos islas. Por eso debería ser muy alto.

Yo creo que sería la mejor solución para comunicar Eivissa y Formentera. Será cosa de ver si podemos financiarlo con fondos europeos. Y como digo siempre, esto no se hará en cuatro días. Pero lo que se puede y se debe hacer ahora mismo es la reserva de terrenos para las estaciones.

juan_manuel@grijalvo.com

Aerobus...

Formentera - Movilidad...

Movilidad...