Concierto-estreno de “Les Indes Galantes” de Rameau

 

(Texto reproducido del "website" del Colegio)

 

El 16 de mayo de 2006 se estrenó en el Gran Anfiteatro del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid la versión original para clavecín y otros instrumentos de "Les Indes Galantes", de Jean-Philippe Rameau (1683-1764), interpretada por María Teresa Chenlo (clavecín), Dimitar Furnadjiev (violoncello) y David García (percusión).

En las óperas de Rameau está el germen de la ópera moderna y unas de las claves para superar la sin salida de la ópera barroca. A este autor le correspondió vivir parte del reinado de Luis XIV y del de Luis XV: la Francia del absolutismo y la prerrevolucionaria. En consecuencia, su obra musical refleja a la perfección ese proceso, porque legó a la posteridad los más ambiciosos tratados de armonía del barroco y una serie de óperas que hoy entendemos como verdaderos manifiestos de la modernidad del drama lírico.

'Les indes galantes' (1735) -su segunda ópera- fue tan aplaudida que se representó 320 veces en la París del siglo XVIII; en cambio 'Les Boréades' (1763) –la última- fue censurada por la corte y fue necesario esperar dos siglos para llevarla a la escena: resultó demasiado moderna e inquietante para el gusto de la época.

En concreto, ‘Les Indes Galantes’ fue la primera ópera de la historia protagonizada casi en su totalidad -excepto el prólogo- por seres humanos. Hasta ese momento siempre los protagonistas eran los dioses. Trajo el ingrediente novedoso del exotismo: primer acto en Turquía, segundo en Perú, tercero en Persia y último en Norteamérica.

 

 

Biografía de Jean-Philippe Rameau

Compositor francés, uno de los principales del siglo XVIII, y eminente teórico musical. Nació en Dijon, donde su padre trabajaba como organista de la catedral. Se dice que a los siete años podía leer cualquier pieza de música para clave. Viajó a Italia a los dieciocho años; a su vuelta a Francia trabajó como organista en diferentes ciudades, sobre todo en Clermont-Ferrand, donde permaneció hasta 1722, año en que escribió su ‘Tratado de armonía’, la obra que constituye la primera gran síntesis de la armonía. Por primera vez aparece la idea de la inversión de los acordes (mi-sol-do y sol-do-mi son el mismo acorde que do-mi-sol y así sucesivamente). En 1723 se trasladó a París para enseñar clavicémbalo y teoría musical. Fue el maestro de clave más reconocido y se convirtió, además, en organista en el noviciado de los jesuitas y en la iglesia de Sainte Croix de la Bretonnerie. Sus primeras composiciones incluyen piezas de teatro, música sacra y música para clavicémbalo. En 1731 fue nombrado director de la orquesta privada de un rico financiero y mecenas musical, Jean Jacques de la Pouplinière, lo que le permitió dedicarse a la ópera.

Entre las treinta óperas de Rameau se encuentran obras maestras del teatro lírico francés como las tragedias "Hipólito y Aricia" (1733), "Cástor y Pólux" (1737), "Dárdano" (versiones de 1739 y 1744) y "Zoroastro" (1749), las óperas-ballets "Las Indias Galantes" (1735), "Las fiestas de Hebé" (1739) y "La princesa de Navarra" (1745), así como la comedia Platea (1745). Tanto su orquestación como su forma de utilizar la armonía para conseguir efectos dramáticos son intensas e innovadoras. Rameau se vio involucrado en diferentes polémicas cuando su música fue atacada primero por entusiastas de Jean-Baptiste Lully, que pensaban que su obra moderna traicionaba el legado de este compositor, y más tarde en la década de 1750 por los modernistas como Jean-Jacques Rousseau, que defendían la ópera italiana de Gian Battista Pergolesi. Sus "Piezas de clave en forma de concierto" (1741) para dos violines y clavicémbalo se encuentran entre las primeras obras que confieren al teclado un papel solista en lugar de limitarlo al acompañamiento. Los libros teóricos de Rameau, que él consideraba su producción más importante, sistematizan las prácticas armónicas de los cien años anteriores a él y los conceptos teóricos codificados que han seguido siendo básicos para la armonía europea hasta 1900. Todo ello le ha valido el sobrenombre del Descartes de la música.

Rameau falleció el 12 de septiembre de 1764 en París.

Clásicos Populares...

Francia...

Música...